• Salud y farmacias
cufarmacias
Un fármaco para la esclerosis múltiple ayuda a controlar la colitis ulcerosa

Un fármaco para la esclerosis múltiple ayuda a controlar la colitis ulcerosa

  • 4 de noviembre de 2021

Un fármaco recientemente aprobado para el tratamiento de la esclerosis múltiple (ozanimod) también ha demostrado su eficacia contra la colitis ulcerosa, una enfermedad inflamatoria crónica que afecta al último tracto del intestino y para la que aún no existe un tratamiento definitivo y eficaz a largo plazo, especialmente para los casos más graves.

El fármaco pertenece a una nueva clase de inmunomoduladores que actúan bloqueando los linfocitos, células del sistema inmunitario implicadas en el proceso inflamatorio, impidiendo así que lleguen a los órganos donde desencadenan la inflamación. Este mecanismo de acción, que ya ha sido probado con éxito en la esclerosis múltiple, también funciona en la colitis ulcerosa según un ensayo clínico de fase 3 publicado en el New England Journal of Medicine, titulado True North.

Se trata de un estudio aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo realizado durante cinco años en más de 285 centros y 30 países de todo el mundo, con más de mil pacientes de entre 18 y 75 años. Que padecen colitis ulcerosa moderada o grave.

Se ha demostrado que el ozanimod es eficaz tanto en la fase de inducción como en la de mantenimiento.

Ozanimod podría representar una esperanza real eficaz de la enfermedad para los pacientes con colitis ulcerosa. Gracias al gran número de pacientes tratados no solo en ensayos clínicos de esclerosis múltiple remitente-recidivante (enfermedad para la que posteriormente fue aprobada por la EMA) y de colitis ulcerosa, sino también de enfermedad de Crohn (el estudio de fase III aún se está finalizando ) también existen datos fiables sobre su seguridad. Al actuar sobre la respuesta inmunitaria sistémica del cuerpo, el ozanimod, como todos los inmunomoduladores, podría aumentar el riesgo de desarrollar infecciones, pero se ha demostrado que el fármaco tiene un perfil de seguridad alto.

Gracias a la investigación en el campo inmunológico, ahora disponemos de nuevas clases de fármacos que pueden interferir con los procesos inflamatorios y autoinmunes de una forma cada vez más selectiva y eficaz. Se trata de terapias que podrían cambiar nuestra capacidad de intervenir en enfermedades inflamatorias intestinales crónicas, como la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, que hoy, lamentablemente, siguen constituyendo enfermedades altamente discapacitantes.