• Salud y farmacias
cufarmacias
Los ríos están contaminados de antibióticos

Los ríos están contaminados de antibióticos

  • 10 de junio de 2019

De Europa a Asia y África, los niveles de antibióticos encontrados en algunos ríos del mundo superan con creces los niveles aceptables, advierte un estudio presentado a principios de junio.

Están presentes en ríos y arroyos de todo el mundo. Los antibióticos contaminan las aguas y son parte de la propagación de la resistencia a los antimicrobianos.

De los 711 sitios analizados en 72 países, un equipo de investigadores británicos detectó al menos uno de los 14 antibióticos buscados en el 65% de las muestras. Los científicos han comparado estas muestras con los niveles aceptables establecidos por el grupo de la industria farmacéutica AMR Industry Alliance, que varían según la sustancia. Muchos superan estos umbrales.

Metrodinazol, Ciprofloxacina y Thrimethoprim: el trío infernal

El metronidazol, usado contra las infecciones de la piel y la boca es el antibiótico que más supera el nivel aceptable con concentraciones de hasta 300 veces el umbral en Bangladesh. También se supera en el Támesis. La ciprofloxacina es la sustancia que más a menudo supera el umbral de seguridad (en 51 ríos), mientras que la trimetoprima, utilizada en el tratamiento de infecciones del tracto urinario, es la más frecuente.

"Hasta ahora, la mayor parte del trabajo sobre antibióticos se ha realizado en Europa, Norteamérica y China, a menudo con muy pocos antibióticos", dijo el Dr. John Wilkinson. Según este nuevo estudio, los niveles aceptables se superan con mayor frecuencia en Asia y África, pero los otros continentes tampoco se salvan, lo que demuestra un "problema global". Los países más problemáticos se encuentran en Bangladesh, Kenia, Ghana, Pakistán y Nigeria.

La contaminación de los ríos, un nuevo factor de resistencia antimicrobiana.

Desde su descubrimiento en la década de 1920, los antibióticos han salvado decenas de millones de vidas al combatir las enfermedades bacteriológicas como la neumonía, la tuberculosis y la meningitis. Pero a lo largo de las décadas, las bacterias han cambiado para resistir a estos medicamentos. Tanto es así que la Organización Mundial de la Salud ha advertido que el mundo se está quedando sin antibióticos efectivos.

Las bacterias pueden volverse resistentes cuando los pacientes usan antibióticos que no necesitan, lo que les da la oportunidad de sobrevivir y desarrollar inmunidad. Pero los investigadores apuntan a un vínculo con su presencia en el medio ambiente. "Los científicos y líderes están reconociendo el papel del medio ambiente en el problema de la resistencia a los antibióticos, y nuestros datos muestran que la contaminación de los ríos puede ser una importante causa", dijo Alistair Boxall, refiriéndose a los resultados como "perturbadores".

Según el investigador, "resolver el problema es un desafío monumental y requerirá inversiones en infraestructura de aguas residuales y desechos, normas más estrictas y limpieza de sitios ya contaminados".