• Salud y farmacias
cufarmacias
¿Cuál es el primer síntoma de la esclerosis múltiple?

¿Cuál es el primer síntoma de la esclerosis múltiple?

  • 19 de agosto de 2020

La esclerosis múltiple es una enfermedad crónica, inflamatoria y autoinmune. Esto significa que el sistema de defensa del organismo ataca la capa protectora de los nervios, lo que provoca diferentes síntomas y secuelas, como pérdida de fuerza, dificultad para caminar e incontinencia urinaria. Los cambios en la visión pueden ser el primer síntoma.

El sistema inmunológico ataca la vaina de mielina, una capa de grasa que recubre los nervios y es fundamental para que el impulso nervioso se transmita de un nervio a otro.

Este ataque puede ocurrir en cualquier nervio, en diferentes partes del cuerpo. Por tanto, la enfermedad puede presentar varios signos, como dificultad para caminar, confusión mental, fatiga crónica y hormigueo, que suele ocurrir en brazos y piernas. A veces, la gente pasa años con esto y piensa que no es nada.

Se desconoce la causa de la esclerosis múltiple, pero los expertos saben que existe una predisposición genética. La enfermedad afecta a 2,5 millones de personas en todo el mundo. La mayoría son mujeres de entre 20 y 40 años. Pero también puede ocurrir en hombres y adolescentes.

La inflamación del nervio óptico es la más grave y en la mayoría de los casos es el primer síntoma.

Sin embargo, las consecuencias más graves ocurren cuando la enfermedad llega al nervio óptico. La neuritis óptica es una manifestación más grave, que provoca la pérdida parcial o total de la visión. La persona comienza a ver colores desvaídos, principalmente tonalidades de rojo.

Cualquiera de estos síntomas ya requiere la búsqueda del oftalmólogo. Cuanto antes se diagnostique y se trate la enfermedad, mayores serán las posibilidades de recuperar las funciones afectadas y tener una vida completamente normal.

Las secuelas motoras son las más frecuentes, como dificultad para caminar y pérdida de fuerza.

Los cambios en la visión pueden ser el primer síntoma de la esclerosis múltiple. Sin embargo, también es posible que el daño al nervio óptico se produzca de forma silenciosa incluso en aquellos que ya saben que tienen la enfermedad.

Es importante que la persona ya diagnosticada sepa identificar nuevos brotes. A veces, la persona tiene neuritis óptica pero no lo sabe. Es necesario acudir con frecuencia al neuroftalmólogo para hacer los exámenes necesarios.

Existen diferentes patrones de esclerosis múltiple y sus síntomas pueden empeorar o mejorar de manera impredecible. También es posible que la enfermedad progrese gradualmente, sin signos evidentes de recaída. De ahí la importancia del diagnóstico, basado en análisis médicos y pruebas como la resonancia magnética.

Cuando alguien atraviesa una crisis de la enfermedad, el tratamiento se realiza con medicamentos corticosteroides. Luego, es necesario realizar trabajos de mantenimiento con un equipo multidisciplinar, que implica, por ejemplo, sesiones de fisioterapia y terapia ocupacional.